Saneamientos

pdf

Apuntes de El Ponderal 2: 25-33

Del orinal al retrete: Evolución del saneamiento urbano en Hoyo de Manzanares

Charo Gómez Osuna. Equipo A de Arqueología. Asociación Cultural El Ponderal

Introducción

La reciente obra de mejora del entorno de las plazas de la Iglesia y de la Constitución, en el centro histórico de Hoyo de Manzanares, han contado con el seguimiento arqueológico de los movimientos de tierra que se realizaron. Durante los trabajos, se han documentado las primeras estructuras y redes de saneamiento construidas en la década de los años ´20 del pasado siglo.

El casco urbano e histórico de Hoyo de Manzanares (Inventario Patrimonio Histórico: CM/0072/014) es un yacimiento arqueológico documentado, en el que es preceptivo el informe arqueológico de cualquier obra que implique movimientos de tierras en el subsuelo o afecte a edificios catalogados. Respecto a sus viales y plazas, se ha comprobado el alto grado de afectación por obras e infraestructuras previas de calzadas, aceras, alumbrado público y servicios urbanos de saneamiento, energía eléctrica, agua, gas y telecomunicaciones. La cercanía de la obra a la antigua iglesia parroquial de N S. del Rosario (CM/0072/015) también implicaba el seguimiento arqueológico detallado de las zonas anejas.

Las estructuras descubiertas

SANEA 1
Alcantarilla en Plaza de la Iglesia nº 1
SANEA 2
Alcantarilla en Plaza de la Iglesia nº 2
SANEA 3
Ramal pequeño en la Plaza de la Constitución
SANEA 4
Tramo de la arqueta de telefonía
SANEA 5
Cámara de unión de los tramos pequeños con el ramal principal de la alcantarilla. Plaza de la Constitución
SANEA 6
Secciones de las alcantarillas descubiertas (Dibujos de E. García Aragón)

Un tramo de zanja puso al descubierto un ramal principal de alcantarillado en la Plaza de la Iglesia, delante de los números 1 y 2, dos ramales secundarios, de menor tamaño, en la plaza de la Constitución y una cámara de conexión de ambos trazados en la confluencia de ambas plazas. Las alcantarillas son estructuras de sección rectangular o cuadrangular, construidas con sillarejos y mampuestos en seco en sus paredes, no utilizando ningún tipo de argamasa o mortero, y grandes losas como cubierta. El material siempre es el granito, roca natural de la localidad.

En el tramo sur de la fachada del nº 1, el lateral oeste de la alcantarilla estaba afectado por la instalación previa de una tubería de agua. Algunos bloques aparecían caídos en su interior, pero se conservaba bien un metro más adelante. Su sección es rectangular, más alta que ancha. Los bloques laterales de las paredes forman tres hiladas y entre ellos se insertan piedras pequeñas para rellenar los huecos. Se apoyan directamente sobre la roca natural, que cuenta con un pequeño resalte interior para el encaje de las paredes. Las losas coberteras tienen de hasta 1,35m de largo, 0,70m de ancho y 0,30m de grosor y aparecían a 0,80m de profundidad respecto a la acera. En el interior, hueco en su mayor parte, aparecieron niveles de arenas lavadas y limos negruzcos. Ante el riesgo de que la acera se hundiera al retirar las losas de cubierta, se optó por no continuar la zanja e instalar en ese punto la rejilla de recogida de aguas. Esto ha permitido que se conserven los restos en este tramo.

El trazado hacia el norte de esta línea de saneamiento se ha confirmado a través de una zona de suelo rocoso granítico negruzco y algunos bloques ennegrecidos movidos, aparecidos frente a la fachada del número 6 de la plaza de la Constitución. También en esta plaza se descubrió, a 55cm de profundidad, una alcantarilla adintelada de piedra granítica de pequeño tamaño, cubierta por una losa de 0,90m de longitud y 0,24m de grosor. Se apoya sobre dos sillarejos de granito y el vano interior tiene 0,70m de longitud y 30cm de altura máxima, siendo ligeramente irregular. Su base es la lancha de granito geológico y en el interior arenas y limos.

El tercer punto de documentación de la red de saneamiento se descubrió durante la excavación de una arqueta de telefonía. Está situada junto a la fachada lateral del edificio de Telefónica. La alcantarilla fue atravesada por el pozo. La sección de la conducción es más ancha y baja que su continuación unos metros más al sur, teniendo un hueco de 80-85cm de lado, con dos hiladas de bloques a los lados y en su interior rellenos de arenas y limos de arrastre y decantación. En la limpieza del lado norte pudo verse el interior de una cámara más ancha, a la que vierten dos ramales más pequeños. Uno de ellos es la estructura pequeña descrita anteriormente y el otro, al este, es similar y, arrancando en el mismo punto, se dirige hacia el noreste. El túnel se ensancha desde los 0,77m hasta los 2m, creando un espacio irregular que tiene dos escalones tallados en la roca natural. El primero, a 2,70m de profundidad, reduce su altura, pasando a apenas 60cm y el posterior hasta los 35cm. Allí llegan los dos ramales pequeños, separados por una cuña de bloques de granito que se va ensanchando hacia el este. La longitud conservada de los tramos más pequeños, hasta donde aparecen colapsados, es de unos 8m el oeste y 15m el este, adentrándose ambas en la Plaza de la Constitución. El trazado general tiende a seguir una dirección ligeramente noreste, con 40-45º de inclinación al este respecto al norte magnético. Se tuvieron dificultades para la toma de medidas de esta estructura, a la que el acceso hasta el fondo no era posible por motivos de seguridad.

El valor histórico de los documentos e imágenes

De forma paralela a la obra, se realizó un estudio histórico-cronológico de la evolución urbana y de la red viaria y sus infraestructuras, basado en diferentes fuentes.

Por un lado, se recabaron datos en las fuentes documentales conservadas en el archivo municipal de Hoyo de Manzanares, que han permitido fechar las obras preexistentes de abastecimiento de aguas y alcantarillado, cuyos restos, se habían visto en la unión de las plazas de la Iglesia y de la Constitución.

Se han consultado expedientes relacionados con el abastecimiento de aguas, la instalación de la red de alcantarillado y las actas de sesiones del ayuntamiento para las referencias más antiguas, de principios del siglo XX, sobre el alcantarillado. El resultado ha permitido fechar las obras mayores de saneamiento más antiguas en 1924 y las de abastecimiento de aguas en 1927.

Nos encontramos en noviembre de 1904. El ayuntamiento autoriza al vecino Félix Fernández a construir un pozo negro en la calle pública, requiriéndole que lo haga en condiciones de higiene y siendo las obras a su costa (Sig. 940/4 Libro 23). Es la primera referencia a la evacuación de aguas que se ha visto. En años posteriores, entre 1906 y 1911, se realizan diferentes reformas en las captaciones de aguas para aumentar su caudal. Afectan a la calicata de Las Viñas y a los pozos de la Iglesia y Hontanilla. Volveremos a encontrar este tipo de pozos negros en 1919, cuando se accede a la solicitud para construir un pozo negro en la c/ Cruz, en la vía pública, “sin que adquiera derechos en ella.” (Sig. 939/4. Libro 27. 3 de septiembre de 1919).

Será ya en 1915 cuando se ordena “Que se hagan las obras necesarias para encauzar el arroyo en la plaza de la iglesia, por un cauce natural, y se prevenga a los que destruyan dichas obras que serán llevados al Juzgado si después de reedificadas vuelven a destruirlas.” (Sig. 940/1 Libro 26. 30 de marzo de 1915. f.49v-50r)

En 1920 se inicia un pleito entre el ayuntamiento y el vecino D. José Muñoz del Castillo, cuya casa estaba en c/Madrid nº 4 (Sig. 939/4. Libro 27. 9 de junio de 1920. f.77v a 78v). El señor Muñoz había construido en la parte sur de su casa (hoy Plaza Hontanilla) un desagüe y como la casa estaba a más bajo nivel que el arroyo que discurría por esa zona, provoca una obstrucción en el cauce de más de 3m, donde estaba establecido el lavadero y de otros 2m más abajo. Era una obra de albañilería para que las aguas fecales del pozo negro que tenía dentro de la finca derivaran en el arroyo. Se acuerda que en un plazo de 10 días, “deje libre y en el ser y estado que tenía, el cauce de dicho arroyo”, que destruya las obras hechas y tape el orificio de salida, “porque de otra suerte, serán un germen de enfermedades” y, que si deja pasar el plazo designado, las ejecutará el propio ayuntamiento, a costa del propietario. Las mejoras en la red de abastecimiento continúan y el pleno del 13 de diciembre de 1923 aprueba solicitar al Ingeniero jefe de carreteras provinciales que autorice a José Yáñez a presentar el proyecto y presupuesto de abastecimiento de agua a la localidad (Sig. 939/2. Libro 29).

El entorno de la iglesia seguía teniendo serios problemas de canalización de aguas y el 23 de octubre de 1924 (Sig. 939/2. Libro 29. f.40v). se acuerda y autoriza a Domingo Martínez Crespo la construcción de 22m de alcantarillado en el arroyo que cruza la calle Colmenar y sitio de la Iglesia. La c/ Colmenar es hoy la Avda. Juan Carlos I. Pudo estar esta obra al este o al oeste de la iglesia. Por los niveles de aparición del granito geológico en la parte oeste (en los números 12 y 13) a apenas 30cm de la superficie, creemos que la obra se realiza en el vial al oeste de la parroquia, siendo los restos aparecidos en la Plaza de la Constitución. Se contrata a los mamposteros locales por 240 pesetas la mano de obra, quedando los demás trabajos a cuenta del ayuntamiento (f. 41v). Pocos años después será la calle Fuente la que estaba en pésimas condiciones y se acuerda alcantarillar 25m del arroyo (4 de noviembre de 1926. f. 85 r/v).

Respecto al abastecimiento de aguas, talón de Aquiles del desarrollo local, se siguen reflejando en la documentación de esos años los problemas que sufrían todos los veranos. Se propone la construcción de un lavadero público que cuente “con las condiciones higiénicas debidas para casos imprevistos infectocontagiosos… …Las obras las administrará el ayuntamiento y aprovecharán para paliar la crisis obrera de la localidad.” Solicitarán una subvención estatal del 50% de la obra y, por primera vez se establecen tarifas para los usuarios del consumo de agua para usos domésticos (Sig. 939/1. Libro 30. 6 de marzo de 1927. f. 29v). El proyecto se presenta en mayo de 1927 y se recibe una subvención de 10.000 pesetas y, terminadas las obras fueron inauguradas el 12 de julio de 1927. Durante esta obra se va a aprovechar para acometer el Plan de Obras de Sanidad, que propuso hacer el alcantarillado de los arroyos que discurrían por el pueblo y la ampliación del ayuntamiento.

A partir de estas obras, el archivo municipal cuenta con expedientes específicos sobre infraestructuras. Así, la referencia Sig. 876/1. Servicios comunitarios. 1948-1954, es una carpeta fundamental que documenta las redes de abastecimiento y saneamiento anteriores, en muchos casos vigentes todavía. Sobre el abastecimiento, el tema ha sido brillantemente tratado por nuestros compañeros Esther Herráez y Jose Luis Soriano en su trabajo publicado por esta revista en su número inicial (Herráez E. y Soriano J.L., 2017) y a él nos remitimos.

Seguiremos con las mejoras y ampliaciones de la red de saneamiento local, con el proyecto de red de alcantarillado de enero 1955, que contiene los primeros planos de la red trazada. Este trabajo da continuidad a las obras iniciadas el año anterior por el ayuntamiento, siendo una 2ª fase del total. El expediente indica que la primera fase, que se hace con la ayuda de la autoridad provincial, está ya terminada y en funcionamiento. Con un presupuesto de 331.709,72 pesetas, la ampliación constará de 3 ramales con arquetas y se indica también que se emplearon explosivos para las zonas de piedra.

SANEA 7
Plano del proyecto de saneamiento de 1955, detalle del casco histórico. En línea continua la primera fase y discontinua la segunda. (AMHM Sig. 876/1. Servicios comunitarios. 1948-1954)

La siguiente ampliación de la red tiene lugar en 1962 (Sig. 883/4). Cuenta también con un plano general de la red de distribución de evacuación de aguas de todo el pueblo, incluyendo datos de zanjas y diámetros de las tuberías instaladas.

SANEA 8
Ampliación de la red de saneamiento posterior, 1962. (AMHM Sig. 883/4)

Del proyecto del Ingeniero Bada Herrera, firmado en abril de 1968 (Sig. 864/4A), destacamos la descripción que se hace de los problemas que tienen los 2.630 vecinos, que en verano son más del doble. Se divide el pueblo en 28 zonas para la evacuación de aguas pluviales y residuales siguiendo el mismo sistema que para el abastecimiento. Se proyectan cinco aliviaderos en puntos de caudales altos y los colectores se trazan siguiendo los arroyos menores, hasta derivar al arroyo Trofas, donde se construye un emisario de 2.500m de longitud hasta el vertido directo al arroyo. Al tener caudal todo el año, se asegura que los restos se diluyen y que las aguas llegarán auto-depuradas cuando desagüen en el Manzanares, 20km más abajo. Se plantea ya la instalación en esta zona de una depuradora.

SANEA 9
Detalle del plano de la red de saneamiento del proyecto de 1968. (AMHM Sig. 864/C4A)

Finalmente, una ampliación, fechada en 1978, instala un ramal en la zona del Picazo y realiza encauzamientos de aguas superficiales en la zona de la Gargantilla y del campo de fútbol (Sig. 864/4).

SANEA 10
Detalle del plano del proyecto de 1978. Ampliación de la red en el Picazo y encauzamiento de aguas superficiales en la zona de la Gargantilla y del campo de fútbol. (AMHM Sig. 883/4)

La información oral de los vecinos

Han sido varios los vecinos que se han acercado a comentar diferentes aspectos de la localidad y de las calles y plazas afectadas por la obra, en el pasado reciente. A todos ellos agradecemos su colaboración. Desde épocas muy antiguas la circulación de las aguas por las calles y callejas del pueblo se hacía mediante acequias o zanjas abiertas en ellas, que aprovechaban la pendiente para desaguar en los arroyos cercanos al pueblo. Un modelo que se ha mantenido prácticamente igual desde el origen de la villa en la Edad Media hasta principios del siglo XX. La limpieza de estas caceras, las fuentes, las cañerías  y los edificios del común era pagada por el Concejo y adjudicada anualmente a algún vecino que lo solicitaba como complemento a sus ingresos.

SANEA 11
Desagüe de Colmenar Viejo (Colmenarejo 2008)
SANEA 12
Alcantarilla de Manzanares el Real (Gómez 2010)

Casos similares de principios de siglo tenemos documentados en Manzanares el Real y Colmenar Viejo (Colmenarejo, F. 2008 y Gómez, R. 2010).

En la Plaza de la Iglesia, desde su centro y hacia la calle Hurtada, los vecinos describen un arroyo corriendo por el centro en los años 60-70 del pasado siglo. Recuerdan la realización de rellenos y saneamientos del terreno, con piedras y tierra apisonadas para mejorar el drenaje y evitar el barro. En el tramo de la plaza que discurre por el este de la Iglesia, en la zona del supuesto cementerio, dicen que también tenía arroyadas en esas décadas, con más de 2m de profundidad de terreno suelto. No se recuerda en este punto evidencias de enterramientos o restos de huesos en los surcos producidos por el agua de lluvia.

Hasta que no nos quedamos sin cuarto de baño por una avería o atasco, no nos damos cuenta de la importancia que para nuestra calidad de vida tienen estas infraestructuras, tan fundamentales como escondidas e infravaloradas. Son las que nos permitieron dejar la letrina en el corral y el orinal… no hace tanto tiempo.

Agradecimiento

Queremos agradecer su colaboración a Pilar García, encargada del Archivo Municipal, y especialmente su compromiso y dedicación a la catalogación, conservación y divulgación del patrimonio documental municipal de Hoyo de Manzanares.

Nota

[1] Nº EXPTE.: RES/0043/2018. Actuación: Análisis documental y control arqueológico del movimiento de tierras en las obras de pavimentación y mejora del entorno de la plaza de la Iglesia de Hoyo de Manzanares.

Bibliografía

Colmenarejo García, F. (2008). La presa de El Grajal. Ayuntamiento de Colmenar Viejo.

Gómez Osuna, R. (2010) Del agua va… al agua corriente. Alcantarillado y abastecimiento de aguas de Manzanares el Real. Revista El Real de Manzanares nº 42, junio.

Herráez E. y Soriano J.L. (2017) Historia del abastecimiento de aguas en Hoyo de Manzanares (1845-2017) Apuntes de El Ponderal nº 0, 001

Moreno F, González J, Herráez E, Soriano JL y Tenorio A (2017). Manantiales, fuentes y abrevaderos del término municipal de Hoyo de Manzanares. Apuntes de El Ponderal nº 0, 002 Abril.

Baelo, M. y Campos, D. (2015) Historia gráfica de Hoyo de Manzanares. Ed. Cosas de Hoyo SC

AMHM Sig. 940/3. Libro 24. 11 de agosto de 1906. 19 de enero de 1907. 13 de abril de 1907. Sig. 940/2. Libro 25. 10 de diciembre de 1911.

AMHM Sig. 939/1. Libro 30. 26 de mayo de 1927. Presentación del proyecto de abastecimiento de aguas de Echevarría. 29 de junio de 1927. Se concede una subvención de 10.000 pesetas para las obras de saneamiento y salubridad que está realizando el ayuntamiento para evitar epidemias tíficas.

Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares (2018). El colector Colinas-Berzalejo, conectado a la EDAR de Hoyo de Manzanares.